sábado, 3 de diciembre de 2011


Sigo leyendo en inglés para practicar, y a lo tonto me estoy zampando las obras completas de John Grisham. Los abogados se meten en unos lios tremendos, siempre viviendo aventuras con millones de dólares de por medio, sorteando peligros y tal. Si lo llego a saber estudio derecho, lo tengo clarísimo. El caso es que voy a empezar este libro de His Holiness que tiene el mismo título que un tebeo de La Masa que leí tres mil veces cuando era niño, y en el que Hulk se volvía microscópico y acababa viviendo en un átomo, que era en realidad un planeta con reyes, castillos, y todo tipo de gente. Igual el Dalai Lama también leía a La Masa de pequeño.

9 comentarios:

Picapleitos dijo...

Así es, nuestra vida laboral es pura aventura, ni reportero de guerra, ni marino, ni fotógrafo del national geographic: nada como el derecho para vivir al límite, para que cada día sea un lío tremendo lleno de peligros por sortear.

Si lo sé, estudio bellas artes, lo tengo cristalino.

Desde hace algo más de un año me estoy volviendo microscópica y vivo en un átomo. Eso me ha convertido en una persona de lo más espiritual y mi piel está tomando un extraño color verde.

pau dijo...

De haber estudiado bellas artes tu vida seria más tranquila, eso seguro, pero no podrias apelar al gran jurado, ni empapelar a la gente que se lo merece, ni luchar por un mundo más justo, ni mover noventa millones de dólares sin dejar rastro ni nada. Y todo eso, confiésalo, mola cantidad.

Anónimo dijo...

Nada comparado a enfrentarte a una comunidad de vecinos, hay está el riesgo y la adrenalina.

Anónimo dijo...

ahí...toma patada al diccionario.

pau dijo...

¿Vecinos?

Me encantaria ser abogado sólo para empapelarlos a todos. Paso de los millones y de un mundo más justo. Hay le pondría yo todo mi empeño.

Anónimo dijo...

Vaya excusas más tontas para leer bestsellers de esos que se abandonan en las playas y hoteles...te gustan...
caracola

pau dijo...

Claro que me gustan. Bueno, algunos me gustan, y otros no.

Como todo en esta vida.

Alicia dijo...

Amicus curiae, estoy contigo, el derecho es apasionante tanto en el fondo como en la estrategia del proceso, pero si ejerces requiere mucho mucho mucho mucho tiempo y dedicación.

Demasiado quizás.

pau dijo...

Amicus curiae...

Hoy estoy aprendiendo un montón de vocabulario.