sábado, 28 de abril de 2012

can prunera



2 comentarios:

Anónimo dijo...

No me lo digas, la primera foto la hiciste antes de ver la lámpara, la segunda tras una clavada en el parietal que te nublo la vista y cambió el enfoque.

pau dijo...

¡Has acertado! Pero no veas que gustazo es darse cabezazos con una lámpara modernista, te coloca como si te hubieras tomado unos vasos de absenta.