domingo, 27 de marzo de 2011

conversaciones con Oscar Wilde


Wilde arremete con todo: la alta sociedad y la baja, los hombres y las mujeres, el clero y el ejército, Inglaterra y Francia, Estados Unidos, la educación, y casi cualquier tema del que se hable.

La parte negativa del libro es la edición, tan llena de laísmos y leísmos, de comas absurdas y de erratas, que dan ganas de exigir al editor la devolución de al menos diez de los veinte euros que cuesta el libro. Si cobrando esos veinte euros no le basta para contratar una buena traducción y a un corrector, debería ir pensando en dedicarse a otra cosa.

2 comentarios:

la escapa·ratista dijo...

Así que no deja títere sin cabeza. Laísmo y leismos...ni que lo hubiera traducido yo.

pau dijo...

O yo. Ya se la dije a mi profe de traducción hace tiempo: te traduzco la, novela, si me apruebas y tú la dices a tu jefa que, has sido tú.