lunes, 28 de febrero de 2011

Más fotos. Se pueden ver algunos de los vestidos que hay en el sótano.




7 comentarios:

la escapa·ratista dijo...

¡No tiene desperdicio la tienda! Algunos de los de abajo parecen batas de obispo. Me quedo con el dos piezas, me las pondré el día que pierda la cabeza.

pau dijo...

Es una caña de tienda. Me gustaria trabajar como dependiente, siempre en compañia de esos sofisticados maniquíes y en ese espacio tan grande.

¿Porqué el dia que pierdas la cabeza?. Querrás decir cuando tengas que pasar por la alfombra roja.

Vanessa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
la escapa·ratista dijo...

No hombre, para los oscars me pondré de color rojo, a juego con la alfombra ;-P

Lo decía por la foto, cuando pierda la cabeza podré ponerme la cosa esa como de piel para que no se note tanto. Pero me niego a perder los brazos, eh.

Si trabajaras en una tienda así tendrías que hacer la pelota a las clientas y decirles los magníficas y espectaculares que están y cogerles los vestidos con alfileres. ¿Te ves preparado? Además, acabarías hablando con los maniquíes, te enamorarías de alguno de ellos y te lo llevarías a casa en plan López Vázquez. No, no, confórmate con hacer las fotos.

pau dijo...

Hablar con los maniquíes me encanta, es fantástico, con eso no tendría problema. Y en decir a las clientas que están fantásticas tampoco, para qué decirles lo contrario.

la escapa·ratista dijo...

Se ve tu mano en la última, no me había dado cuenta.
Bien, entonces, adelante, hasta que la vuelven a abrir, prueba en pronovias y te vas curtiendo.

pau dijo...

Quien sabe, a lo mejor estoy hecho para eso. Y no me importaria trabajar en Pronovias, debe dar buen rollo.