domingo, 17 de junio de 2012

No se fiaba un pelo de nosotros el gato, pero las ganas de comer lomo pudieron con él.


8 comentarios:

Anónimo dijo...

Si era lomo embuchado, lo entiendo perfectamente.

pau dijo...

A lo tonto el gato se embuchó un montón de comida. Haciéndose el tímido y tal.

Anónimo dijo...

Al final, los tímidos con la tontería y tal, acaban triunfando.

pau dijo...

No son listos ni ná.

Anónimo dijo...

¡¡Verano!!

pau dijo...

Si, uf, ya estoy cansado del verano ¡qué calor! y eso que sólo llevamos dos dias.

Qué poco dura la temperatura ideal.

Anónimo dijo...

No me seas quejica!

pau dijo...

:)