domingo, 21 de noviembre de 2010

caza a la espía


La teoría cinematográfica pajarraca es sencilla. Si quieres hacer una buena película basas la historia en hechos reales y ya tienes la mitad del camino recorrido. Luego contratas a Sean Penn y tienes la otra mitad. Con ambos ingredientes tienes que ser un director muy inútil para no conseguir una peli por encima de la media. (Y si también contratas a Naomi Watts aún puedes ser más inútil).

La historia cuenta como la CIA informó de que no habia ninguna evidencia de que el régimen iraquí tuviera armas de destrucción masiva, pero la administración Bush hizo caso omiso y tuvo la guerra que quería. Al contar la verdad al público, la Casa Blanca se venga de los protagonistas de la historia, y estos le presentan batalla.

Técnicamente el director utiliza planos cortísimos de menos de un segundo con cámara en mano, que son tan molestos como los planos inmóviles y laaargos de los directores pedantes. Afortunadamente a mitad de la película se tranquiliza, quizás porque se da cuenta que esto no es El Caso Bourne, película que también dirigió, y que no hace falta estresar tanto al espectador.

9 comentarios:

la escapa·ratista dijo...

Sean Penn es al único tío del mundo al que le queda bien el bigote. Si termino lo que estoy haciendo, iré esta tarde-noche al cine. No sé qué veré, pero me da que esta me la salto.

pau dijo...

Y qué me dices de Freddy Mercury, Chaplin, Nietzsche, Dali, Aznar...Asume la realidad escapa, el bigote es sexy.

la escapa·ratista dijo...

Aznar y sus abdominales...esta noche no voy a poder dormir con esa imagen. Vale, a Freddy Mercury también le quedaba bien, así que junto a Sean Penn podríamos decir que estamos ante la excepción que confirma una regla universal: el bigote es el antimorbo.

No niego que pueda acabar convirtiéndose en una seña de identidad del portador y que hay muchos e ilustres, pero: Dalí no era sexy, tampoco Chaplin y mucho menos Nietzsche, lo de Aznar, ya te digo que no te lo voy a perdonar, esa imagen me perseguirá toda la vida.

Acéptalo, el bigote es un elemento antiéstico y carente de todo morbo.

Anónimo dijo...

Lo q no le queda nada bien a Penn son las lorzas.
cara-cola.

pau dijo...

escapa, Nietzsche porque estaba loco, que sino se hubiera dedicado a romper corazones por ahí sin contemplaciones, y Aznar porque tiene a la Botella, que sino lo mismo

cara-cola, le queda estupenda esa panza ¿pero qué os pasa a las mujeres? ni bigote, ni panza...estáis muy tiquismiquis

la escapa·ratista dijo...

Las lorzas no le quedan bien a ninguno, las cosas como son.

Anónimo dijo...

Bussh ARRUX hizo lo que tenia que hacer, cuando estás en el poder tienes que mirar por los intereses de tu país (petroleo), lo mismo ha hecho Zapatero con los Saharauis (salvar la pesca de la trucha).
Estos de la boring peli son unos traidores de la patria.

xcahos

oveja indiferente dijo...

Yo tenía ganas de verla precisamente por lo primero que has dicho. ¿Entonces sí? ¿La recomiendas?

pau dijo...

escapa, a Sean Penn le quedan geniales. ¡Las lorzas son alegres! En italia les llaman las manillas del amor.

xeschaos, pero si Bush dice que el no queria ir a la guerra, que le obligaron. Lo mismo que dijo Blair. Al final el único que queria ir era Ánsar.

Alba, la recomiendo. A mi me gustó porque aparte de Sean Penn y Naomi Watts la historia es muy interesante.