viernes, 10 de diciembre de 2010

leyes

Una de las cosas que han salido a la luz con lo de Wikileaks ha sido cómo las empresas norteamericanas de entretenimiento, a través de la embajada, presionaron para que el gobierno español aprobara la llamada Ley Sinde. Bastante triste comprobar como se hacen las leyes en este país.

La Ley Sinde fue una imposición extranjera, una obra de encargo, y como consecuencia de ello, una producción mediocre. Pero el estiércol es fértil, y hasta la peor de las películas puede encerrar una feliz metáfora: si algo nos ha enseñado la Disposición Final Segunda del proyecto de Ley de Economía Sostenible es cómo se hacen las leyes en España. El prisma narrativo de la Ley Sinde puede extrapolarse a todas y cada una de las actuaciones legislativas de nuestro Gobierno, dirigidas a blindar a la oligarquía financiera que ha sumido al país en la peor crisis de su historia. Carlos Sánchez Almeida.

2 comentarios:

Juanjo dijo...

Lo raro es que se haga en este país algo que haya salido de las neuronas de alguien y con la real y verdadera intención de mejorar las vidas de sus semejantes. Eso solo se ve en contadas ocasiones o bien se hace por error.
Lo no lucrativo NO está de moda.

pau dijo...

Desde luego los políticos que tenemos son la peste. Juanjo, España te necesita ya.