sábado, 14 de agosto de 2010

canino


Una matrimonio ha educado a sus hijos completamente aislados del exterior. El resultado son tres idiotas integrales que creen que los aviones que sobrevuelan su casa son juguetes de plástico que de vez en cuando caen en su jardín. Tienen unos 20 años y nunca han visto la tele, ni saben qué es un teléfono, ni nada. El único que sale de la casa es el padre para ir a trabajar, y la única que entra es una chica que se prostituye y que trae el padre para desahogar a su hijo.

La película, que es griega, está grabada con cierta parsimonia. Al principio el ritmo es un rollo, y durante el resto de la película también, pero cuando entras en la historia, y te dejas llevar, aprecias un alto nivel de pajarraquismo que la convierte casi en una obra maestra.

2 comentarios:

la escapa·ratista dijo...

"Al principio el ritmo es un rollo, y durante el resto de la película también"...Pues sí, dan unas ganas de verla de flipar, vamos, ahora mismo me pongo a ello.

pau dijo...

Es que es una peli muy buena a pesar de que es un rollo. Es raro, lo sé, pero es así.