miércoles, 4 de agosto de 2010

vender libros

...nuestro mercado, el cual, si por algo se caracteriza a nivel gráfico, es por un inmovilismo que ronda lo pavoroso, tanto en lo referido al catálogo de fondo como a las mismas novedades: fotos de stock, cuadros de pintores románticos, escasa o nula relación de la imagen con el contenido, la manía de basar el diseño de colección en la presencia de cajas de color o marcos (tanto da que sean negros, rojos, amarillos o de damero).


Estoy completamente de acuerdo: en España el diseño gráfico es bastante pobre por culpa de los editores. En otros mercados, como el anglosajón o el italiano, hacen unas ediciones atractivas que dan ganas de comprar por la vista. Y también por el tacto. Luego los editores españoles se dedican a llorar por las ventas y tal. El deporte español de los empresarios, llorar, cuando en realidad se han esforzado poco y no han hecho los deberes.

Por ejemplo, la edición que tengo de The Enemy incluye una entrevista de tres páginas con el autor, además de información sobre la trilogia, y el primer capítulo de la segunda parte. El libro está apoyado por una página web con videos y más información. La edición original de la última novela de Stephen King viene acompañada por el siguiente trailer, además de entrevistas al autor que pueden verse en youtube y tal.



¿Porqué los editores españoles se conforman con portadas tristes y repetitivas y no se han preocupado en utilizar la web 2.0 como medio de promoción? ¿Hay algo más feo que las ediciones de bolsillo de Anagrama?. Además, la opción española de comprar ebooks es lo peor parido que uno se pueda imaginar. Libranda se llama, y aquí explican cómo funciona.

Menos samba y más traballar.

La cita del principio pertenece a un interesante artículo sobre el diseño gráfico en las portadas: un objeto mucho más bello.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Mierda yankee, mierda yankee. Lo importante esta en el exterior. Espero que no te compres libros por tener una portada chula o ser web 2.0


Xchaos

pau dijo...

maldito sudista rebelde!

la escapa·ratista dijo...

Bueno, la verdad es que por lo general, no me fijo demasiado en las portadas. A mí me enganchan los títulos, un buen título me hace picar siempre. En cualquier caso, es cierto, que además de para leer, me gustan los libros como objeto y sí agradecería ediciones más bonitas. Uno de los que tengo que me gusta mucho es el de La misma diferencia y también una edición muy chula del Bosque Animado.

pau dijo...

pues yo muchas veces me los compro por las portadas, y lo que es peor...¡me los dejo de comprar por la portada!