martes, 7 de septiembre de 2010

karate kid


La historia es la misma que la película original sólo que esta vez ocurre en China y los protagonistas no tienen 17 años sino 12: está dirigida a un público más bien infantil. En la escena final, en vez de levantar los brazos cual pajarraco realiza una superchilena mortal con tirabuzón que lo flipas.

Jackie Chan no funciona del todo porque su papel es demasiado dramático, está siempre serio y con cara de pena , y lo bueno de Jackie Chan es su vertiente cómica que te da buen rollo. Aquí eso no ocurre, y se echa de menos la hierática interpretación de Pat Morita. Desde el punto de vista pajarraco hubiera sido mejor un maestro cabroncete rollo mono borracho.

Además la película dura demasiado, dos horas y media.

Con todo, está bien hecha, entretiene, al hijo de Will Smith se le ve futuro como actor, las tomas de china son espectaculares y los niños se lo pasan en grande.

Conclusiones: no importan las conclusiones porque ninguno de vosotros irá a verla, espero. El que lo haga deberá afrontar que ha alcanzado un nivel de pajarraquismo tal que ya no hay billete de vuelta.

4 comentarios:

anselmo dijo...

¿Y qué me dices de la demostración de su capacidad para las escenas dramáticas? Espero que no nos torture con otra en el karate kid 2 que están preparando los guionistas de "kung fu panda" . . .

pau dijo...

Esa escena no es tan mala. Es patética, pero no es tan mala porque es coherente con el personaje. Sin embargo, Jackie Chan tiene que mejorar su método Stanislavski, eso si que es verdad.

la escapa·ratista dijo...

Estuve a punto de verla el domingo, pero al final opté por tumbarme en el sofá y dormitar. Quizás lleve a mi sobrino, aunque todavía es un poco cani. Me temo que tan pajarraca no soy, la veré en casa.

pau dijo...

Estooo...lo cierto es que optar por tumbarte y dormitar es una opción casi tan pajarraca como ir a ver Karate Kid. Pero ciertamente no tanto.