jueves, 16 de septiembre de 2010

la palabra pintada & ¿quién teme al bauhaus feroz?


Estos dos ensayos se publicaron hace ya más de treinta años, cuando Tom Wolfe todavia se dedicaba al periodismo. Las cosas han cambiado poco desde entonces, aunque seguro que en su momento el impacto de ambos fue mayor que el que pueda producir ahora.

Wolfe critica de forma divertida el arte y la arquitectura moderna norteamericanas. Hay tres caracteristicas que las definen. La primera es una animadversión casi psicótica contra todo lo burgués, cosa que encantaba a los burgueses y a los superburgueses, que eran lo que financiaban todos esos desvarios. La segunda es una reverencia absoluta por la teoria del arte puro, que les llevó a prescindir de todo hasta llegar a la nada. Y la tercera es un sentimiento de inferioridad cultural norteamericano respecto a los artistas europeos, que les llevó a importarlos y a considerar su palabra como la palabra de Dios.

Es un libro interesante y con mala uva que os gustará, siempre y cuando os interese el arte y la arquitectura moderna. Y si por alguna extraña e incomprensible razón no os interesa lo más mínimo, quizás la última obra maestra de Yoko Ono, recién salida del horno del MOMA de Nueva York, os haga cambiar de opinión.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

creo que te estás rayando¡¡ cuidado


xchaos¡¡

la escapa·ratista dijo...

La madre que me parió.
Vamos pablito, todo el mundo lo sabe: la culpa de todo ¡la tiene Yoko Ono!

pau dijo...

venga xchaos, que te ha encantado esta obra maestra del indismo

escapa, y si no la tenia, después de esto se la merece